Naturaleza y circunstancia

Nombre: Abraham García Jiménez

Lugar y fecha de la fotografía: Chiapas, octubre 2018

Nietzsche declaró “Dios ha muerto, lo hemos matado”, lo mismo se puede afirmar sobre la naturaleza “la naturaleza ha muerto, la hemos matado”.  La foto representa la fragilidad de la relación Sociedad-Naturaleza. Sin embargo, aún en tiempos turbulentos es posible mantener con ella una relación no de destrucción sino de cooperación y entendimiento, entender que somos parte de la naturaleza misma y sin ella el elemento social no puede reproducirse. El cotidiano de pueblos, comunidades e incluso ciudades se puede ver fracturado si se aniquila todo tipo de relación simbiótica con la naturaleza. Ya lo revelaba Jared Diamond en ‘Colapso’, no podemos dejarnos llevar por el pensamiento ilustrado de “dominar a la naturaleza” por superioridad del ser humano, coexistimos con miles de especies animales y vegetales que forman parte de una cadena en donde la falta de un eslabón puede ser el origen del caos. La tala de árboles y el desmonte indiscriminado de selvas, la explotación masiva de mantos acuíferos, la contaminación oceánica, la creación de islas de basura, el derretimiento de glaciares en los Andes, del Himalaya y de los polos junto con el aumento del nivel del mar son algunos de las consecuencias de la pérdida de estos eslabones.

Parafraseando a Ceceña (2016) el problema no es la sociedad, sino el capitalismo, bajo este sistema de “hágase rico no imparta que o quien” las sociedades han visto al elemento natural bajo dos enfoques: el primero como dador de materias primas, un amasijo de elementos para tomar a diestra y siniestra donde el fin es el mismo, ganancia para unos cuantos. Y el segundo como un vertedero de desechos y desperdicios, los océanos han sido el primer bote de basura para la sociedad del consumo, el otro son los países pobres (África y Asia reciben toneladas de “basura” cada año). Ya sea en una fotografía como la aquí presentada o contemplada de manera directa, la naturaleza habla y en este momento lo hace a gritos pidiendo que por primera vez en la historia del desarrollo sea tomada en cuenta, depende de nosotros si atendemos el llamado o lo ignoramos.

Bibliografía

Ceceña, A. (2016). La ecología y la geografía del capitalismo. En Wallerstein, I. (2016). El mundo está desencajado. Interpretaciones histórico-mundiales de las continuas polarizaciones, 1500-2000. México, Siglo XXI editores.

Diamond, J. (2016). Colapso. Por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen. De bolsillo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *